lunes, 3 de noviembre de 2014

Claves para el cuidado de tu espalda

¡Abandona la vida sedentaria...MUÉVETE!



Los dolores de espalda o los trastornos musculoesqueléticos en general, se encuentran presentes en un número muy elevado de trabajadores, independientemente del sector e independientemente de si realizamos trabajos pesados o de oficina y, por ello, nuestro objetivo principal es ayudar a evitar la aparición de estas dolencias o bien, favorecer la disminución de las mismas en los casos en los que ya hayan dado alguna señal. 

Te ayudamos a identificarlos...


Su aparición, además de poder tener un origen extra-laboral, se acentúa como consecuencia de las condiciones de trabajo, principalmente a causa de las posturas forzadas, esfuerzos, la manipulación manual de cargas u otros movimientos repetitivos.

Es frecuente que las molestias aparezcan en extremidades superiores, cuello o en la espalda y sus síntomas suelen ser fáciles de identificar, normalmente son dolores localizados.

Cuando el problema aparece en la espalda, el dolor se centra en la parte baja de la misma o irradiado hacia las piernas.

Algunas causas de su aparición: 


  • Levantar, depositar, sostener, empujar o tirar de cargas pesadas. 
  • Posturas forzadas del tronco: giros e inclinaciones atrás, hacia los lados o adelante. 
  • El trabajo físico muy intenso. 
  • Las vibraciones transmitidas al cuerpo a través de los pies o las nalgas.
  • Uso continuado de pantallas de visualización de datos.

Te aconsejamos algunas medidas preventivas.


Aparte del propio título de esta entrada, te recomendamos lo siguiente:
  1. Colocar los objetos que se miren con frecuencia enfrente de nosotros y a una altura que no supere la de nuestros ojos.
  2. Adecuar la iluminación de la zona de trabajo. Evitar sombras y reflejos.
  3. En las tareas de manipulación manual de cargas, evitar cargas pesadas y disminuir el peso de los objetos manipulados. Pedir ayuda a otros compañeros, utilizar medios mecánicos cuando sea posible y evitar la manipulación por encima de los hombros y por debajo de las rodillas. 
  4. Evitar inclinar mucho el tronco adelante y, en especial, girarlo o echarlo hacia atrás sin apoyarlo en un respaldo. 
  5. Reducir la intensidad del trabajo físico pesado, introduciendo pausas muy frecuentes, o alternándolo con actividades más ligeras que no fuercen la espalda. 
  6. Evitar la transmisión de vibraciones al cuerpo procedentes de plataformas sobre las que se esté de pie, o de los asientos de determinados vehículos como tractores, carretillas, camiones, etc. 
  7. Alargar los ciclos de trabajo muy cortos, por ejemplo, ampliando el número de tareas a realizar. Evitar el trabajo repetitivo, alternando tareas diferentes durante la jornada.


Ejercicios de estiramientos




Pincha la imagen para descubrir algunos estiramientos


Fuente: "Campaña de Divulgación para el Cuidado de la Espalda en la UNED" www.canal.uned.es


¡No lo olvides!


Antes de poner en práctica lo aprendido, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • Ante la aparición de problemas de espalda o de salud en general, consulta previamente con un médico. 
  • Realiza ejercicio de forma suave, lenta, progresiva y controlada.
  • Todo movimiento que te cause dolor deberá ser evitado. 
  • En caso de duda, pide la opinión a un especialista.


¡Da la espalda a tus dolores!



Fuente: 
  • INSHT. "Da la espalda a los trastornos musculoesqueléticos". Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Acceso a web el día 11/03/2015. http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/TextosOnline/Folletos/Ergonomia/Ficheros/f_espalda.pdf 
  • FREMAP. "Guía de cuidado de la espalda". Acceso a web el día 11/03/2015. http://prevencion.fremap.es/Buenas%20prcticas/MAN.060%20-%20Guia%20cuidado%20espalda.pdf
  • UNED. "Campaña de divulgación para el cuidado de la espalda en la UNED". Acceso a web 11/03/2015. https://canal.uned.es/serial/index/id/1124





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada